12comentarios

La masonería no es única ni está unificada. Existen diversas formas de entender y practicar la francmasonería. Cada Logia, Gran Logia o Rito tiene sus particularidades y su propio enfoque.

A pesar de los mitos y teorías de la conspiración, la masonería tampoco tiene una estructura mundial jerárquica y centralizada. Todo lo contrario. La masonería, aunque tiene un tronco histórico común, es muy diversa en muchos aspectos. Cuando los masones hablamos de masonería universal en realidad nos referimos a un ideal de reconocimiento y fraternidad entre masones, no a una unidad estructural que ni existe ni ha existido nunca.

Las distintas formas de entender la masonería se pueden definir, entre otros aspectos, por las siguientes variables:

  • La postura respecto a Dios y la religiosidad que va desde posiciones laicistas (en algunos casos hasta antirreligiosas) hasta organizaciones masónicas en las que se exige ser cristiano trinitario para poder acceder.
  • La espiritualidad, donde encontramos desde organizaciones masónicas totalmente racionalistas, pasando por organizaciones que trabajan el plano espiritual hasta las que incluyen elementos de esoterismo mágico.
  • El grado de activismo social y político, que puede ser muy activo, incluso militante de alguna ideología, hasta el otro extremo donde se prohíbe expresamente cualquier debate o posicionamiento político o social de las logias.
  • Participación de ambos sexos. A pesar del extendido mito, las mujeres sí pueden ser masonas. Existen organizaciones masculinas, femeninas y mixtas. A su vez, las masculinas o femeninas pueden admitir o no visitas mutuas entre masones/as del otro sexo.
  • La forma de entender la regularidad masónica. La regularidad, esto es, la adhesión a ciertos principios fundamentales que debe observar una institución para ser considerada masónica, se concibe de forma distinta por cada corriente. La corriente anglosajona, que utiliza el término regular para autodefinirse, es la que más relevancia da a la ortodoxia mediante la adhesión literal a las antiguas constituciones masónicas, mientras que las otras corrientes o bien han eliminado alguno de estos principios o bien los interpretan de acuerdo con la realidad contemporánea (por ejemplo, con la admisión de mujeres en masonería). Estas diferencias sobre el marco que define la regularidad masónica es el principal argumento para la falta de reconocimiento mutuo entre algunas organizaciones masónicas.
  • El rito practicado. Las logias masónicas practican uno u otro rito y estos tiene sus propias peculiaridades. A su vez, las organizaciones masónicas (Grandes Logias, Grandes Orientes,…) pueden practicar un solo rito, múltiples ritos con un rito principal o múltiples ritos en igualdad de condiciones. Así pues, dentro de una misma corriente y dentro de una misma organización masónica, podemos encontrar logias que practican ritos distintos y que, por tanto, tienen enfoques diferentes.

Las tres grandes corrientes masónicas

Haciendo combinaciones de las variables que acabamos de enumerar tendríamos un altísimo número de formas distintas de entender y practicas la masonería. No obstante, podemos encuadrar a prácticamente todas las organizaciones masónicas en 3 grandes ramas o corrientes generales y 2 ramas o corrientes más específicas.

(Nota previa: los términos conservadora, progresista, liberal, tradicionalista, etc. deben entenderse aquí en su acepción general como adjetivos aplicados a la masonería, no como filiaciones de tipo político.)

La corriente conservadora anglosajona

  • Autodenominada masonería regular
  • Ámbito geográfico de referencia: países anglosajones, es la corriente casi exclusiva en Reino Unido, EE.UU., Australia, etc. En los países de la Europa continental y de América Latina coexiste con las otras corrientes.
  • Enfoque: teísta, cierto cariz religioso con dosis de misticismo judeocristiano. Masónicamente conservadora y pegada a la literalidad de las antiguas constituciones masónicas. Fomenta especialmente la ayuda mutua entre sus miembros. Especialmente enfocadas en la práctica estricta del ritual. En las logias no se admiten debates ni posicionamientos sobre cuestiones políticas ni religiosas.
  • Actividad externa: centrada en acciones de caridad y beneficencia: donaciones de dinero o materiales a instituciones que cuidan o atienden a enfermos, personas mayores, niños con algún tipo de necesidad especial, etc.
  • Postura respecto al Creador: teísta, para ser admitido se exige la creencia en un Ser Supremo revelado y en la inmortalidad del alma.
  • Ritos característicos: familia de ritos anglosajones, Rito York, Rito de Emulación. En los países anglosajones el rito de los tres primeros grados no tiene un nombre particular y se le llama genéricamente craft masonry (masonería del gremio). Es en la masonería de los grados complementarios donde reciben distintas denominaciones: Arco Real, Maestros de la Marca, etc.
  • Organizaciones referentes. El referente mundial es la Gran Logia Unida de Inglaterra, heredera de la primera Gran Logia de masones especulativos, y que es la que marca los reconocimientos de regularidad dentro de esta corriente masónica. Junto a esta, podemos indicar las Grandes Logias de los Estados de EE.UU. y la Gran Logia Nacional Francesa. Existen organizaciones que, por sus características, son «regulares» de acuerdo a los criterios de esta corriente salvo por el hecho de no ser reconocidas por la GLUI ya que esta solo reconoce una organización masónica «regular» en cada país o Estado.
  • Pertenencia por sexos: Esta corriente es fundamentalmente masculina y no reconoce la iniciación masónica de las mujeres. En algunos países auspicia la creación de organizaciones paramasónicas femeninas o mixtas tuteladas por las logias masculinas (Eastern Star, Amaranth). No obstante, existen dos organizaciones británicas femeninas con gran número de masonas que cumplen con todos los criterios de esta corriente salvo por la condición femenina de sus miembros y por, obviamente, la falta de reconocimiento formal de la Gran Logia Unida de Inglaterra.

La corriente tradicionalista-liberal

  • Autodenominada masonería de inspiración tradicional o a veces siemplemente masonería liberal (en contraposición al conservadurismo masónico anglosajón).
  • Ámbito geográfico de referencia: Francia y EE.UU. Esta corriente se consolidó en Francia aunque la composición final de su rito de referencia, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, se hizo en Estados Unidos. En Francia no es la corriente mayoritaria y, por su discreción y su falta de participación en asuntos públicos, pasa bastante inadvertida a pesar del gran número de miembros que la integran. En EE.UU. existe solo en los grados del 4º en adelante ya que del 1º al 3º se practica el Rito York vinculado a la corriente regular anglosajona. En los países hispanohablantes esta corriente no siempre ha sabido marcar su identidad propia respecto de las otras dos y se suele incorporar a organizaciones de alguna de las otras dos grandes corrientes.
  • Enfoque: combina espiritualidad y humanismo. Trabaja principalmente en el perfeccionamiento personal de tipo moral y espiritual. No se habla de religión ni política aunque se admite el debate de cuestiones con cierto cariz social siempre que esté alejado de cualquier connotación ideológica, partidista o dogmática. No tiene la connotación cristiana de la masonería de corriente conservadora pero, en cambio, incorpora elementos filosóficos y esotéricos de múltiples fuentes: tradición hebrea, rosacrucismo, alquimia, hermetismo, cábala, humanismo, Ilustración, etc.  En ciertos aspectos se puede considerar esta corriente como un punto medio entre las otras dos; fomenta la práctica tradicional de la masonería pero es liberal en la cuestión de la mixticidad, requisitos de creencias, reconocimiento entre organizaciones, etc.
  • Actividad externa: centrada en promover actividades de tipo filosófico y cultural. Se podría decir que es la corriente que menos actividad externa realiza.
  • Postura respecto al Creador: se trabaja bajo la premisa de la existencia de un Ser Supremo o Principio Creador aunque se permite una interpretación más personal y no se le identifica necesariamente con un Dios providencial.
  • Ritos característicos: Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Este Rito ha alcanzado tal popularidad que las otras dos grandes corrientes lo han acabado integrando y lo practican también en algunas de sus logias con ciertas adaptaciones.
  • Pertenencia por sexos: Las logias y organizaciones son libres para constituirse como masculinas, femeninas o mixtas. La existencia de logias exclusivamente masculinas o femeninas no excluye el reconocimiento mutuo y, en la mayoría de los casos, se realizan visitas cruzadas entre ellas.
  • Organizaciones referentes: No hay una organización que tenga otorgada la condición de «cabeza visible» de esta corriente, pero el referente más antiguo y más relevante es la Gran Logia de Francia (no confundir con la Gran Logia Nacional Francesa que pertenece a la corriente conservadora).

La corriente humanista-social

  • Autodenominada masonería adogmática, masonería progresista o masonería liberal (en el sentido anglosajón del término).
  • Ámbito geográfico de referencia: Francia, Bélgica, México (ver más abajo la mención específica al caso mexicano).
  • Enfoque: marcado carácter racionalista, sociopolítico y laicista (en algunos casos activamente anticatólico). Trabaja el perfeccionamiento ético enfocado en la persona en tanto que miembro de la sociedad más que como individuo. En algunas logias se encuentra cierto grado de espiritualidad pero alejada siempre de cualquier connotación que pueda parecer religiosa. Se sustituye la presencia de la Biblia como elemento simbólico por otros libros de carácter no religioso como la Declaración Universal de los Derechos Humanos o las Constituciones Masónicas.
  • Actividad externa: se materializa en activismo, comunicados y posicionamientos sobre cuestiones de orden ético, social y político. Es la corriente que más actividad externa realiza y es, por lo tanto, la más visible en los medios por participar de los debates sociales y políticos.
  • Postura respecto al Creador: generalmente carece de referencia a ningún Creador y, de haberla, es meramente simbólica y de interpretación totalmente libre incluyendo el ateísmo.
  • Ritos característicos: Rito Francés Moderno, Rito Nacional Mexicano. Están también muy extendidas versiones «laicas» del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.
  • Organizaciones referentes: Gran Oriente de Francia. Son habituales en esta corriente las denominaciones del tipo Gran Oriente de … en lugar de Gran Logia por mera imitación del Gran Oriente de Francia. Existen también en esta corriente organizaciones con denominaciones particulares como la Orden Masónica Mixta Internacional Le Droit Humain, organización pionera en la incorporación de la mujer a la masonería y en la creación de logias mixtas.
  • Pertenencia por sexos: Con el nuevo enfoque mixto establecido en 2010 por el GOdF, el principal referente de esta corriente, se puede decir que esta vertiente masónica está conformada casi íntegramente por logias mixtas o femeninas y que van desapareciendo las logias exclusivamente masculinas. La inmensa mayoría de organizaciones exclusivamente femeninas están en esta corriente y poseen un marcado carácter de reivindicación feminista.

El particular caso de la masonería en México

Aunque todo lo expuesto anteriormente es aplicable a los países hispanoamericanos, México tiene salvedades destacables. En México existen las tres mismas corrientes pero algunas de sus particularidades son diferentes. El territorio mexicano tiene una larga y peculiar historia masónica muy ligada a sus avatares políticos y sociales. Los distintos momentos y vías de entrada de los Ritos York y Escocés en México provocaron el alineamiento de sus miembros con posturas contrarias a aquellas con las que se les identifica en el resto del mundo. Las logias que practican Rito York en México han sido vinculadas al federalismo y el liberalismo político burgués (es decir, a una concepción menos conservadora) mientras que las logias del Rito Escocés Antiguo y Aceptado estuvieron ligadas históricamente a la aristocracia y el conservadurismo (aunque muchas de ellas, por la posterior influencia francesa, han acabado pivotando también hacia posturas liberales o progresistas).

Por otra parte México tiene su propio Rito incardinado en la corriente progresista: el Rito Nacional Mexicano. Creado en 1825, posee una estructura y características propias aunque bastante similares a la del Rito Francés. El Rito Nacional Mexicano tiene un enfoque marcadamente político, patriótico y laicista y está extendido por todo el país pero no de forma unificada sino repartido en varias organizaciones masónicas. Es un rito mixto por lo que está abierto a hombres y mujeres.

Otras dos corrientes más con características especiales

Podemos citar otras dos corrientes específicas que tienen características propias que las diferencian notablemente de las demás ramas masónicas. Estas corrientes son minoritarias en el ámbito hispanohablante aunque tienen algo más de presencia en otros países:

La corriente hermética o egipcia

Nacida en el sur de Europa se encuentra extendida también por América Latina. Es llamada masonería egipcia ya que buena parte de sus ceremonias están basadas en simbología egipcia en lugar de la simbología salomónica de la mayoría del resto de ritos. Su Rito más característico es el de Memphis-Mizraïm. Este rito consta de 99 grados aunque buena parte de ellos se estudian en bloques conjuntos. Los grados del 4 al 33 son equivalentes a los del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, pero el resto de grados tienen ceremonias propias. Su práctica masónica da mucha relevancia a otras corrientes iniciáticas como el hermetismo, la cábala, las creencias del antiguo Egipto o el misticismo judeocristiano. Es una masonería fundamentalmente espiritual y tiene algunos elementos mágicos y teúrgicos. En el siglo XIX fue tal el auge de este rito en España y América Latina que se le conoció también como Rito Español. Esta corriente se ha caracterizado por la incorporación de la mujer desde su origen en logias mixtas y después en organizaciones exclusivamente femeninas. Esta rama podría dividirse a su vez en dos subramas, una más espiritual y otra más social.

Por sus inquietudes de tipo espiritual, suelen tener vínculos con otras organizaciones iniciáticas esotéricas como rosacruces, gnósticas o martinistas.

La corriente cristiana caballeresca

Se trata de organizaciones masónicas que dan especial relevancia al aspecto caballeresco y neotemplario. Son exclusivamente masculinas y se requiere ser cristiano trinitario para ser admitido en ella. Esta corriente incluye:

El Rito Escocés Rectificado, nacido en Francia con antecedentes alemanes. Se encuentra principalmente en los países del sur de Europa y en Iberoamérica. Es habitual que los masones de este rito tengan relación con otras órdenes iniciáticas esotéricas de inspiración cristiana como el Martinismo.

Los ritos propios del norte de Europa que se practican casi exclusivamente en sus países respectivos: Rito Sueco., Rito Zinnendorf. Estas organizaciones, a nivel de reconocimiento, están dentro del ámbito de la Gran Logia Unida de Inglaterra (corriente conservadora anglosajona) pero las hemos destacado aquí aparte porque sus ritos las diferencian claramente de la masonería anglosajona habitual.

Y, por último, incluiríamos en este bloque a varios de los «grados» practicados en los llamados cuerpos colaterales (mal llamados «grados superiores») del ámbito de la masonería conservadora anglosajona.

Desmontando el mito de las dos corrientes masónicas

En este post hemos visto cinco corrientes masónicas pero la idea más extendida es que hay solo dos corrientes. Esto es debido a que las organizaciones que están dentro del ámbito de reconocimiento de la GLUI (regularidad anglosajona), que son mayoritarias en muchos países, consideran a todas las demás ramas masónicas como un solo bloque al que llaman «irregular» (o clandestine en inglés). Se trata obviamente de un posicionamiento unilateral que, sin embargo, ha sido promovido también por otras grandes organizaciones como el GOdF que les ha interesado mantener esa ficticia división en dos bloques porque les permite a ellos erigirse en la referencia de ese otro supuesto segundo bloque que, como hemos visto, no es tal «bloque».

Sí es cierto que las organizaciones que están fuera del ámbito de reconocimiento de la regularidad anglosajona tienden a entenderse entre ellas y suelen estar abiertas a visitas cruzadas, algo no permitido en la regularidad de la GLUI que, en teoría, no recibe visitas de las otras corrientes y expulsa de sus logias a aquellos de sus miembros que visiten logias «irregulares». Pero la amplísima diversidad masónica fuera del ámbito anglosajón no puede aglutinarse en un mismo bloque ni en una definición conjunta pues lo único que tienen en común es el hecho de no ser reconocidos por la GLUI. Pero es que ni siquiera el supuesto bloque monolítico de la GLUI es tal ya que las Grandes Logias de Estados Unidos (dos por Estado, la general y la Prince Hall) sí reconocen a organizaciones que no reconoce la Gran Logia inglesa.

Por desgracia las distintas corrientes no están igual de presentes en todos los países. En Francia sí encontramos una representación algo más equilibrada de las tres grandes corrientes cuyas organizaciones más representativas, por tamaño, son el Gran Oriente de Francia, la Gran Logia de Francia y la Gran Logia Nacional Francesa, además de decenas de organizaciones más pequeñas tanto de las tres grandes corrientes como de las otras dos minoritarias con bastante presencia de la masonería egipcia. En Gran Bretaña, Irlanda o Australia, es casi imposible encontrar masonería fuera de la corriente conservadora anglosajona. Estados Unidos tiene solo masonería de la corriente anglosajona en las logias simbólicas (grados 1 al 3) pero tiene también el Scottish Rite que es tradicionalista-liberal y se practica a partir del 4º grado, con la particularidad de estar reconocido plenamente por las logias del ámbito conservador y por el otro rito predominante, también conservador, el York Rite. En México, como hemos visto, los bloques y corrientes se multiplican y la variedad es tan compleja que podemos decir que hay de todo, hasta lo más inesperado. En España y en los países del cono sur americano predominan la corriente conservadora y la humanista y hay menor representación de la tradicionalista, la cristiana y la egipcia. En el resto de los grandes países de Iberoamérica la situación es bastante equilibrada con matices por cada país que no cabe desarrollar aquí.

Obviamente la clasificación que podemos realizar aquí es genérica y está hecha a grandes rasgos. En la práctica predominan las excepciones (por ejemplo, la presencia del Rito Francés en organizaciones pertenecientes a la regularidad anglosajona, las organizaciones femeninas que practican ritos de la corriente conservadora, o la masonería egipcia con marcado carácter político al estilo del GOdF…). Al final cada organización masónica tiene sus peculiaridades y pueden darse situaciones en las que una determinada organización encajaría en algunos aspectos en una corriente y en otros aspectos en otra. Incluso dentro de cada organización masónica, cada logia tiene su idiosincrasia. En España, por ejemplo, hay logias tradicionalistas dentro de organizaciones de la rama humanista-social al no haber aún ninguna organización específicamente tradicionalista en España.

 

Conclusión

El objetivo primordial de esta publicación no es hacer un catálogo exhaustivo sino dar una mínima referencia que permita al aspirante elegir con mejor criterio la logia o la organización a la que quiere adherirse. El aspirante a masón debe preguntar en las entrevistas por las características de su logia y de la organización masónica a la que pertenece para asegurarse de que esta encaja con lo que está buscando.

El otro objetivo de esta publicación es el de mostrar a los ya iniciados que existen otras formas de practicar masonería más allá de la de su logia madre. Porque ocurre con más frecuencia de la deseada que algunos abandonan la masonería porque eligieron su logia con un criterio equivocado (por proximidad, por amistad, porque es la que les apareció en Internet, por casualidad) pero luego se desencantan porque traían una idea sobre la masonería que difiere de lo que finalmente encontraron en su logia. Así acaban creyendo que no encajaron en la masonería cuando en realidad no encajaron en esa logia u organización en particular, pues hay masonería para casi todos los gustos. Por desgracia, en las logias no siempre se les explica que existen otras formas de ser masón que probablemente se adapten mejor a lo que buscan. Muchos masones, con años de experiencia, apenas conocen las características de las otras masonerías fuera del círculo en el que se iniciaron. Con esta publicación esperamos que muchos de esos masones que algún día se fueron frustrados vean que hay más opciones, que hay otras formas de masonería que seguro encajan con su idea original, y les animamos a seguir buscando.

12 comentarios sobre “Las ramas o corrientes masónicas

    1. Hola Carolina. En el momento en que alguien es iniciado en la masonería adquiere la condición de Masón (o Francmasón, que es lo mismo) en Grado de Aprendiz. Con el tiempo podrá pasar a los siguientes grados (Compañero, Maestro) pero es masón desde el día de su iniciación. Entre nosotros nos llamamos simplemente hermano/a sin importar el grado o condición.

      Por lo general no solemos usar el término iniciado como sustantivo (Fulano es un iniciado) sino como participio (Fulano fue iniciado la semana pasada).

      Profano es, etimológicamente, todo aquello que queda delante del templo (fuera de él). Es decir, el ámbito profano es el ámbito no masónico. Por extensión, llamamos profano a todas las personas que no son masonas cuando queremos explicitar que no lo son para evitar confusiones. No es un término que usemos todo el tiempo. Uno de sus usos habituales es para referirnos a personas que están interesadas en la masonería o que se encuentran en proceso de admisión pero que aún no han sido iniciadas.

    2. Para poder ser masón tendrás que presentarte asistir y ser regular
      Profano es el que no entra en el templo
      Iniciado el que fue recibido
      Masón el que trabaja la cal y canto (su ser interno)

  1. Este es un post sujeto a constante revisión y mejora. Iremos tratando de perfilar y definir mejor las características de cada corriente poco a poco e iremos ampliando con otros posts.

  2. Uno de los aspectos que el masón debe de trabajar es la tolerancia, la fraternidad y el reconocimiento como H.·. Masón indistintamente la logia, el oriente y o el rito que practiquen, sin embargo aún en la actualidad se da el caso de HH.·. Que rompen lazos por no ser del mismo rito ó logia. ¿Cómo es posible que se llamen a si mismos masones si no practican como tal?
    T.·.A.·.F.·.

    1. Gracias por comentar. Los masones no son perfectos. Un masón tiene los mismos defectos que cualquier otro con la salvedad de que es consciente de ellos y busca mejorar como persona. Por eso no podemos esperar que todos los masones hagan siempre lo mejor aunque lo intentan.

    2. Me siento identificada, tengo otros valores que no coinciden con los de afuera.
      Yo soy Emprendedora.
      Solicito una entrevista. Porgo Cordiales saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *